Susana Guardiola (Directora de Cine)

SUSANA GUARDIOLA

Susana Guardiola, es una  mujer emprendedora, dinámica, y luchadora con los derechos de las mujeres.  Trabajadora incansable.

Es guionista, directora y productora ejecutiva de largometrajes documentales… entre ellos “Voces desde Mozambique” rodado en África.

Acaba de escribir su primer guión de mini serie de ficción “El príncipe de cristal”  y, actualmente, está trabajando en el documental “Voces por la Paz”, ¡que esperamos va a dar muchas sorpresas!…entre otros trabajos que va realizando paralelamente…

Se licenció en Comunicación Audiovisual y desde entonces su carrera no ha hecho más que crecer.

Susana, es una mujer atenta, dispuesta, alegre y satisfecha de su trabajo, con una voz suave y una mirada despierta, capaz de despertar  grandes pasiones….tuvimos el placer de conocerla y entrevistarnos con ella.

-¿Cómo nace una directora de documentales?

 

Estudié comunicación audiovisual y me especialicé en guión y dirección de ficción. Al terminar la carrera me fui a Los Ángeles una temporada y tuve la oportunidad de poder trabajar con Milos Forman en el rodaje de la película que estaba filmando en aquel entonces, “Man on the moon”, sobre la vida del humorista norteamericano Andy Kauffman.  Aquel rodaje estaba lleno de momentos reales, tanto en la manera como trabajaba Milos, a base de crear situaciones y dar motor, dando rienda suelta a lo que espontáneamente acontecía, como por la cantidad de personas que formaban parte de la película, que se interpretaban a sí mismos.

Recuerdo la confusión que se creó en el rodaje, acerca del mito de Andy Kauffman. Nos hicieron creer que  Andy seguía vivo y que, en cualquier momento aparecería en el set. Fuera verdad o no, aquella confusión nos gustó y todos entramos en el juego de Milos: esa esquizofrenia donde lo que era real y lo que era puesta en escena se confundía. En definitiva, entré a formar parte  del juego y la locura de Hollywood donde uno podía confundir fácilmente la realidad con la ficción. Aquella experiencia me marcó y me hizo darme cuenta de lo interesante que era trabajar con la realidad, pero con las herramientas y el lenguaje que ofrece el cine…

Cuando volví a España, cambié de rumbo un tiempo ya que empecé a trabajar en publicidad como ayudante de dirección, lo más artificial que existe en este medio… hasta que tuve la suerte de ser escogida en el primer Taller de Cine que impartía Bigas Luna. Era el momento en el que surgían las pequeñas cámaras digitales. Y Bigas asoció, en seguida, ese formato, tan democrático, puesto que ahora todos podíamos grabar, con grabar nuestro entorno más próximo. Y, de allí, buscar historias.

Recuerdo que él llamó a ese experimento, VERISMO (o cine de lo real). Grabábamos con nuestra pequeña camarita a personas que nos contaban historias reales y a los distintos personajes que las habían vivido, para después escribir un guión y, posteriormente, con los mismos personajes reales, grabar luego la película. Es decir, ellos interpretándose a sí mismos.

Aquel verano trabajé con una productora “indie” de Los Angeles haciendo el making off de un “monkumentary”, (un falso documental) que iban a rodar por Europa: “The americans are comming”. Y, de nuevo, lo mismo. Yo tenía que grabar la película que había detrás de ese falso documental y mostrar lo que era real y lo que era ficción, creando una nueva realidad, que era mi propia película.

A partir de allí, me di cuenta que el documental me venía buscando a mí, casi más que yo a él y, finalmente, me dejé seducir del todo por la magia que tiene trabajar con material  que es real.

Empecé entonces a hacer mis propios documentales, entre ellos “El beso oscuro de la mar”, acerca de la catástrofe del Prestige en Galicia y decidí  estudiar el Master en Documental de Creación de la Universidad Pompeu Fabra, que reunía las características del cine con el que yo estaba experimentando en ese momento: contar la realidad, a partir de puestas en escena y desde mi  mirada propia

_JMG0276

-Cuentas con mucho trabajo a tus espaldas… ¿con cuál te sientes más orgullosa?

Estuve años trabajando con Bausan Films , productora de documentales de Loris Omedes, en  sus producciones. Entre ellas:”3055 Jean Leon” donde estuve un año sola investigando acerca de la vida de Jean León y, después junto a Agustí Vila, el director, viajando a Los Ángeles y Tailandia otro año más, entrevistando a todos los personajes que formaban parte de su interesante vida y grabando la película. Muchos de ellos grandes estrellas de Hollywood. En Tailandia, nos pilló el Tsunami y fue una vivencia muy fuerte que todavía la recuerdo con mucha intensidad.

También viajé a Tailandia, un año más tarde siguiendo a Alondra, una transexual que hacía su cambio de sexo. Y después a Nueva York.

Por motivos personales, estuve implicada en el desarrollo de otras producciones de Bausan Films como “Bucarest, la memoria pérdida”, donde mi pareja en ese entonces se enfrentaba a tener que contar, en primera persona, la vida de su propio padre. Un reto nada fácil  al que creo que aporté, en la génesis del proyecto, un punto de vista que ayudó al director a enfrentarse a un material tan sensible, al tratarse de su propia vida.

Otros documentales donde trabajé fueron “Tàrrega 1981, tots al carrer” acerca de la fira de teatre de Tàrrega. Y con Isaki Lacuesta estuve en “La leyenda del tiempo”, una película acerca del mito de Camarón de la Isla.

También he trabajado en series documentales como “Hazlo tú mismo”, la misma “Alondra, diario de una transexual” o el programa de viajes alrededor del mundo “Dutifrí” de Javier Sardà.

_JMG0257

En cuanto a mis propios documentales, o mejor dicho, los documentales que firmo como directora y guionista (porque creo que todas las películas donde he trabajado las siento un poco propias aunque no las haya firmado), le tengo mucho cariño a “El sonido del Raval” acerca de los inmigrantes del barrio del Raval que se integran a partir de la fusión de sus distintos ritmos y música. Pero, sobre todo, de la película que me siento más orgullosa es de “Voces desde Mozambique”, acerca de la lucha de las mujeres en Mozambique y del mito de Josina Machel, primera heroína que luchó por los derechos de las mujeres en África. Una película que dediqué, junto a mi colega Françoise Polo, tres años de mi vida y que me hizo sumergir en un país y una historia que desconocía. Fue un viaje apasionante. Una vez te sumerges en África ya no hay vuelta atrás. Es imposible que te quedes indiferente… Es una película muy cuidada y que para mí representó mi emancipación total como mujer y como cineasta.

Ahora, acabo de escribir mi primer guión de mini serie de ficción y estoy muy contenta de cómo ha ido el proceso y de haber podido enfrentarme al guión de ficción, a partir de una historia real. Es una historia que llevaba años investigando para hacer un documental y que finalmente, la he trasladado a la ficción, asesorada por el Laboratorio de escritura del SGAE y por CIMA Mentoring. Se titula “El príncipe de cristal” y es la historia de amor del primogénito de Alfonso XIII, Alfonso de Borbón y Battemberg  y la mujer cubana Edelmira Sampedro, por la que abdicó al trono para casarse con ella.  Una historia apasionante que espero que encuentre pronto producción.

2-¿La situación del documental en España está…?

En este momento, pienso sinceramente que el documental español ha adquirido un alto nivel y que hay maravillosas películas y directores de documentales. Yo diría que se debe a tres motivos: en primer lugar, las ganas y necesidad que ha habido en los últimos 40 años en España por querer contar historias que antes no se podían contar. En segundo lugar, hay muchos directores que se han formado en la escuela del cine documental y eso se refleja en la calidad de las películas y la variedad de miradas. Y, en tercer lugar, el presupuesto. Hacer películas documentales es para los directores noveles, mucho más viable que hacer ficción debido a que los presupuestos son más bajos. Ya sea porque se auto producen o porque es más fácil que un productor se arriesgue a producir a un director novel con un presupuesto de documental. Por eso, muchos directores empiezan a hacer sus primeras películas en este formato. En definitiva, yo diría que no faltan ni buenas películas ni buenos directores. Lo que sigue siendo escaso son las ventanas para poder emitir y mostrar estas películas documentales. A parte de los festivales de cine, faltan ventanas y programas como por ejemplo el “Sense  Ficció” en TVC donde se puedan ver las películas.

En este país falta, en general, invertir en el sector de la distribución. Son muy pocas las películas documentales españolas que se distribuyen internacionalmente.  Es muy triste ver cómo películas que cuestan tanto esfuerzo hacerlas, después de su recorrido en festivales y, con suerte, su emisión en alguna cadena, se quedan en un cajón.

Cuando haces un documental lo haces porque hay un motivo que te mueve dentro y tienes  la necesidad de que esa causa o historia se conozca y se vea. La mayoría de documentales son también herramientas de sensibilización acerca de algo. Y es un crimen que no lleguen todo lo lejos que deberían.

Por otro lado, es bonito ver cómo estas películas documentales tienen larga vida y no pasan de moda, pero a mayoría de veces es en circuitos no comerciales. Y eso dificulta que los productores se animen a seguir produciendo documentales ya que los documentales no son rentables.

No sé cuál es la fórmula y espero que entre todos los productores de documentales de este país se encuentre alguna, pero está claro que se debe mejorar en ese sentido, en la distribución, para que se puedan seguir haciendo estas películas tan necesarias.

Para mí, debería ser una cuestión de estado. Como dice Patricio Guzmán, un país sin películas documentales es como una familia sin álbum de fotografías.

1

-¿En qué maestros se inspira Susana Guardiola?

En mi formación y trayectoria han sido fundamentales directores como Milos Forman y Bigas Luna porque he podido aprender junto a ellos. Hacían ficción pero me encantaba el sentido de verdad que imprimían en todo lo que hacían. Por otro lado, aquí he tenido maestros como Joaquim Jordà, José Luis Guerín, Víctor Kossakovsky o Isaki Lacuesta, a quienes admiro mucho y me encanta su proceso creativo.

Otros documentalistas que me inspiran son Flaherty, Alain Resnais, Joris Ivens, Jonas Mekas o Frederick Wiseman. En general, me gustan los directores de documentales que, igual que yo, han idealizado las historias que cuentan y a sus personajes.

También me gusta mucho el preciosismo y la profundidad de Terrence  Malick, a quien tuve el honor de conocer en Los Ángeles haciendo la posproducción de “The thin red line”. Y, en cuanto a directores norteamericanos y de ficción que siempre me han fascinado y que no me canso de ver sus pelis, los maestros: Martin Scorsese, Stanley Kubrick y Francis Ford Coppola. Más actuales, me fijo siempre en lo que hacen Ang Lee, Spike Jonze, Sofía Cópola o David Lynch, entre otros.

-¿Cómo se vive la experiencia del documental de una transexual?

Hacer “Alondra, historia de una transexual” cambió mi manera de pensar en muchos sentidos. Al principio de empezar a seguir a Alondra, la veía como un “bicho raro”, alguien muy lejano a mí y a mis circunstancias, como le parecería a la mayoría de personas que no tienen personas transexuales en su entorno.  Una mujer con tetas y pene.

Poco a poco, me hice su mejor amiga y viajé con ella a Tailandia. Grabé su operación de cambio de sexo y estuve con ella toda su etapa de recuperación. Después, en Barcelona estuve a su lado mientras intentaba reincorporarse con su nuevo cuerpo de mujer, ya completo, a la sociedad. Pero no fue fácil y, a pesar de intentar ayudarla, Alondra tuvo que volver a la prostitución. Más tarde, viajé con ella a Nueva York a ver a su familia y fue muy emotivo. Se había marchado siendo Alberto y regresaba al cabo de un tiempo siendo Alondra. Al final, me di cuenta que estaba formando parte del momento más importante de la vida de esa persona. Y acompañarla en ese tránsito fue crucial. Eso, sin duda, me unió mucho a ella.

Cuando haces una película y tienes la oportunidad de vivir algo así: formar parte de la vida de alguien y lograr entender por todo lo que está pasando, inevitablemente, una experiencia así te cambia y cambia tu manera de pensar. Durante todo el proceso, sentí mucha compasión y empatía por Alondra, un ser humano considerado por muchos, como ella decía, “monstruo de la sociedad” y, sin embargo, con un corazón y unas ganas de vivir enormes.

Entendí que Alondra era una mujer encerrada en el cuerpo de un hombre. El día que pasé siete horas en el quirófano con ella, grabando su operación de cambio de sexo, entendí muchas cosas. Su sufrimiento por tener el cuerpo de un hombre había tenido que ser muy grande, para decidir someterse a esa operación. Paradójicamente pensé: “hay que ser muy hombre (o muy mujer) para someterse a esta carnicería”.

En Tailandia conocí a muchas otras mujeres transexuales que iban a operarse y que tenían vidas muy distintas a la de Alondra. Tanto en Tailandia como en otros lugares del mundo, la transexualidad está mucho más aceptada que en España y las mujeres transexuales pueden dedicarse a otras profesiones que no son la prostitución, ya que la sociedad las acepta, las integra y no las margina. Incluso en otras culturas se les ha atribuido un estatus sagrado. Es increíble cuando gracias a una película o a causa de una película, cambias tu manera de ver el mundo y a las personas. Eso es un privilegio.

4

-¿Y la gran experiencia de rodar “Voces desde Mozambique”?

Hay un antes y un después de rodar VOCES DESDE MOZAMBIQUE. Como te comentaba antes, África representó para mí un camino donde ya no existe vuelta atrás. Es decir, desde que hice esta película, África continúa en mis venas, en mi corazón. No hay día que no pienso en sus mujeres o niñas. Y podría seguir contando historias de este continente muchos años más. De hecho ahora estoy metida en una historia sobre el tema de la Ablación en Burkina Faso.

África tiene 54 países y cada uno de ellos su historia propia. Tenemos un estereotipo de África que no es bueno. África es pobreza, enfermedades y hambruna sí. Pero también es fuerza, riqueza en cultura y, lo más impresionante para mí, es el ejemplo de “Super Mujeres”.

Por ejemplo, aquí en Occidente, nos cuestionamos la maternidad como un gran problema que cambia nuestras vidas y que nos dificulta nuestro desarrollo profesional. Pues bien, allí las mujeres no solo son madres, sino que son quienes levantan el país, a pesar de todos los inconvenientes que les pone el hombre y el sistema, a pesar de ser las últimas que comen y a pesar de ser las que más enfermedades padecen.

Para mí, VOCES DESDE MOZAMBIQUE es, entre otras cosas, un canto a la mujer africana y, a la mujer en general. En este caso, nos interesamos en el papel que habían jugado las mujeres durante la Guerra de la independencia frente a los colonos y la necesidad de empoderar a las mujeres hoy para cambiar la situación en la que viven. Las mujeres no solo piensan en las mujeres, sino que también piensan en los niños, en los hombres y en todos y son ellas las que llevan el peso de todo.

6

Reconciliarme con esa fuerza femenina fue vital para mí. También para entender hacia dónde quería dirigirme en mi carrera como cineasta. Es muy importante que seamos las mujeres  quienes contemos las historias de otras mujeres.

Hasta la fecha, la historia del cine ha sido contada por hombres. Cuando las mujeres miramos a otras mujeres, las vemos como hermanas nuestras que son. Y podemos entenderlas.  Las mujeres necesitamos ir al cine y sentirnos identificadas con las mujeres que vemos en la pantalla. Hasta la fecha, los modelos de mujeres que han sido contadas desde la mirada del hombre, no corresponden con lo que nosotras somos y conforman un modelo de mujer florero que denigra a la mujer y es un modelo con el que no queremos identificarnos.

Y aseguro que el cine de mujeres sí vende. Las mujeres sí vamos al cine. Somos el 50% de la población, así que se debería tenernos mucho más en cuenta de lo que se nos tiene, ¿no crees?

Para mí, hacer esta película fue, por un lado, mirar a las mujeres africanas como hermanas nuestras a las que tenemos que apoyar y con quienes tenemos que solidarizarnos. Y por el otro, intentar mostrar un modelo de mujer heroína, luchadora y llena de fuerza, que sirva para inspirar a muchas otras mujeres.

7

-Cuéntanos un poco como va el proyecto sobre “Voces por la Paz”…

“Voces por la Paz” aúna muchos de los temas que me han ido preocupando durante todos estos años. El mundo no estará en paz hasta que no haya igualdad de género, hasta que no haya un respeto por los derechos humanos, hasta que no haya un respeto por el medioambiente, hasta que no aboguemos por una economía y un desarrollo sostenible, etc.

La Paz no es solo un cese a la guerra sino que engloba muchos otros aspectos. La paz en el mundo empieza en cada uno de los individuos. El mundo estará en paz cuando los humanos estemos en Paz. Eso es lo que define, en parte, la Cultura de Paz. Y de hecho, ya he tocado el tema de la paz en anteriores trabajos como los cortometrajes “Stories for Peace” y “Awakening”, donde el mensaje iba en esa dirección.

Si en VOCES DESDE MOZAMBIQUE quería dar la voz a las mujeres, aquí me gustaría dar la voz a la PAZ en general. Es decir, a todas esas personas, ya sea con su ejemplo o con su  inspiración, son activistas en esta materia. Personajes que establecen un diálogo para construir un objetivo común: la consecución de la Paz en el mundo.

La idea en VOCES POR LA PAZ es viajar por todo el mundo y contar distintas historias que representen una temática concreta de la cultura de Paz: iremos al reino de la felicidad en Bután, a China para hablar de la explotación laboral en el gigante asiático. Hablaremos del rostro de los desahucios en España, de los Feminicidios en Ciudad Juárez, Méjico. Con la música de la rapera Sister Fa (música, activismo y cambio en Senegal) hablaremos de la erradicación de la Mutilación Genital Femenina en Burkina Faso, a través de sus mujeres y, posteriormente, de la Historia del Apartheid en Sudáfrica. También las movilizaciones estudiantiles del 15-M en España, Chile, Porto Alegre y China. Hablaremos con la bloguera Yoani Sánchez, en Cuba y otros blogueros de la primavera árabe. A Malala, la niña que quisieron silenciar los talibanes en Pakistán. La descolonización en el Sáhara y la valla de Melilla. Veremos el jardín de la infancia musical en la línea verde entre Israel y Palestina. También testimoniaremos el proceso de paz con la guerrilla de las FARC en Colombia. Hemos viajado al desierto de Chile para hablar sobre la desertización y el agua. Hablaremos también del Cambio Climático: la deforestación del Amazonas, el deshielo de la Antártida y los desastres naturales. Conoceremos el sistema sostenible de cultivo en una granja y comunidad en India. Nos trasladaremos a las ciudades sostenibles del futuro. Y finalmente, seremos testimonios de la celebración del día internacional de la paz, Peace One Day, terminando en la mayor peregrinación por la paz en India: el Kumb Melah.

Voces por la Paz es un largometraje documental de 90 minutos y también un proyecto transmedia acerca de la Cultura de Paz que aúna algunos de los máximos representantes de nuestro siglo. Algunos de los personajes con los que estamos intentando entrevistar son:

El Dalai Lama, el Papa Francisco, Amma, Mary Robinson, Ellen Johnson Sirleaf, Michelle Bachelet, Dilma Rousseff, Rigoberta Menchú, Desmond Tutú,  Elie Wiesel, Ban-ki Moon, Federico Mayor Zaragoza, Graça Machel, Prem Rawat, Al Gore,  Kofi Annan, Jude Law, Jeremy Gilley, José Mujica, Muhammad Yunus, Aung Sang Suu Kyi, Eckart Tolle.

En este momento estamos todavía completando la financiación ya que es un proyecto muy ambicioso y tiene un presupuesto muy alto. Pero estoy muy entusiasmada y llevo ya más de dos años empujándolo. Ya hemos rodado la historia de Chile y pronto rodaremos en India. Queremos estrenar en abril de 2016 en cines!

8-¿Qué buscas transmitir en tus documentales?

Me gustaría que con mis documentales pudiéramos pensar en que es posible construir un mundo mejor.  Al fin y al cabo, lo que llamamos mundo se compone de individuos, de personas como tú y como yo. Y todos, cada uno desde nuestra cultura y geografía buscamos un denominador común: ser felices.

Pero está claro que no se puede representar a este mundo, que la mayoría de las veces es cruel, únicamente desde la utopía.  Sería muy naif y absurdo.  Pero para mí es importante denunciar lo que está sucediendo en nuestra sociedad y planeta y, a la vez, animar e inspirar a  luchar por el cambio. Entusiasmar a unirse a la causa es importante.

En mi opinión, los documentalistas, no deberíamos hacer solo películas catastróficas que depriman al espectador y que hagan pensar que ya no se puede hacer nada, aunque, lamentablemente, a veces no quede otra… Yo creo más en las películas que muestran la realidad y denuncian acerca de una temática  pero, a la vez, inspiran y animan a querer hacer algo. Querer cambiar las cosas. Porque en definitiva, tal como está todo, ahora la solución a muchos de los grandes temas que nos preocupan está en cada uno los individuos y no solo en los gobiernos. El cambio climático, por ejemplo, ya no es solo una cuestión de estado sino de que cada uno tome conciencia, recicle, no dañe el medio ambiente  y consuma de una manera ética y sostenible.

-¿Si no te hubieras dedicado al cine….te hubieras dedicado a…?

Me gusta la psicología y me gusta la literatura. Quizás me hubiera dedicado a escribir sin más… Aunque entiendo que es parecido porque ahora también me paso el día escribiendo…

Bueno, ¿A la danza igual? La verdad, creo que no podría dedicarme a otra cosa. Y si volviera a nacer, quizás volvería a hacer a lo mismo, pero con más determinación y con todo lo aprendido.

-¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Cuando a veces me desespero porque los proyectos no arrancan, porque cuesta encontrar financiación, porque no se valora el esfuerzo que uno hace, recuerdo a Bigas Luna diciendo: “Esta profesión no es un sprint. Es una carrera de fondo”. Cuando empiezo un proyecto nuevo intento decirme a mí misma: No te canses rápido al principio porque vas a tener que resistir mucho  y el proceso es largo y lento. Así que mejor disfruto del proceso…

9

Entrevista y fotos by Jordi March

Susana Guardiola Director [ On Vimeo]

5 comentarios sobre “Susana Guardiola (Directora de Cine)

  1. Es cierto una mujer muy creativa y luchadora que tiene pasión por su trabajp…la entrevista es muy buena!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s